«Somos parte de la Naturaleza»

Image for post
Image for post
Image for post
Image for post

Hay quien sólo cree a la experiencia, pero ¿A quién va usted a creer, a mí o a sus propios ojos?

El acto de observar, la experiencia de la visión del ojo humano es imposible de reproducir con ninguna de las representaciones visuales actuales.

Es corriente aceptar en nuestros tiempos que la fotografía o la imagen en movimiento representan o documentan la realidad.

Es aceptable también que la realidad es la verdad.

De la misma manera que en la completa oscuridad nuestros ojos apenas diferencian si están abiertos o cerrados. El nivel de percepción es igual en oscuridad para la visión humana con los ojos abiertos o cerrados.

Así es nuestra comprensión del universo. En la oscuridad podemos ver el firmamento pleno de estrellas, bajo ciertas condiciones.

Pero en el día se nos muestran invisibles.

Hay en la naturaleza una armonía similar desde la distancia más astronómica hasta las más pequeñas partículas.

Del mismo modo que todo lo que puedo expresar es una combinación de 27 letras, todas las ideas del lenguaje se expresan con símbolos.

No olvidemos que el conocimiento, las ideas, se expresan con símbolos.

Bien, en la naturaleza hay formas geométricas que se reflejan desde un ojo a una galaxia, desde una neurona a un árbol, desde una hoja a un río.

Pues, ese es el alfabeto de la naturaleza, y la ciencia es la poesía de la realidad.

Hay algo de lo que nunca he oído hablar, algo que nunca una cámara ha reflejado, algo a lo que la pintura se acerca y es, el alfabeto geométrico de la visión, el arte de mirar.

Hay algo similar al acto de mirar, que se asemeja y es, en una pantalla: el píxel, en un boceto la línea o el punto, la pincelada en la pintura.

Parece paradójico pero nuestro conocimiento del mundo se basa empíricamente en los sentidos y de éstos, principalmente en la visión.

Aunque desconocemos la esencia de la materia observable, tal vez sería un círculo cromático de un fotón (Pixel de la realidad).

Así como el sol ilumina el día, desconocemos ,la materia oscura de la noche de los tiempos y el universo observable, es un cortocircuito de luz entre dos universos de oscuridad.

Existe una relación entre el tiempo y el espacio, como existe entre la materia y la antimateria, entre el infinito y lo finito.

Los límites del mundo son los del conocimiento. Tan lejos llegue el pensamiento humano a conocer la naturaleza, ésta le mostrará las maravillas del cosmos.

De alguna manera somos una perla blanca en un mar de estrellas, inconscientes del mundo más allá de los límites de nuestra estrella errante.

Somos una gota de agua en un océano de tiempo, materia de estrellas, partículas de vida en un universo de posibilidades.

El infinito comienza en la orilla y termina en un horizonte de mundos posibles.

Aunque desde este punto de vista, es una suerte tomar la forma humana aunque sea por un breve espacio de tiempo en este paraíso de naturaleza, con océanos, montañas, bosques, ríos, campos y desiertos; lleno de vida ,en este maravilloso planeta Tierra.

***

(La oscuridad de la luz, la materia del aire, la percepción del ojo)

Alejandro Mos Riera

Written by

Alejandro Mos Riera is a Spanish polymath. Poet, writer, journalist, painter, photographer, musician and filmmaker. http://about.me/mosriera http://riera.info

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store